ANO 5 Edição 82 - Julho 2019 INÍCIO contactos

Nagat Ali


Tumbas de Cristal    

Me gustan estas tumbas oscuras y silenciosas, donde puedo rondar con libertad, cubriendo distancias y matando el tiempo a mi manera. Puedo por ejemplo,
disfrutar la compañía de los muertos, “los buenos vecinos de mi padre”. Ellos, solo ellos, no interrumpen cuando hablo de él, cuando hurgo en sus tumbas en busca de su cuerpo. A veces intento adivinar el lugar en el que lo enterré, para ver que queda, cuando vengo a visitar los sábados en invierno, ese invierno que tanto amaba,


a pesar de


que murió sin decirme nada sobre el propósito de mi existencia en este asqueroso lugar.  De hecho, no dio respuestas claras cuando lo presionaba sobre cualquier tema, y solo heredé un manojo de obsesiones y unos cuantos de sus mandamientos, que mis hermanos, con increíble empeño, mantienen colgando al lado de su enorme retrato en las paredes de la casa.

Secretamente, por años, esperé a la caída de los mandamientos y su retrato y las paredes.


Solo una cosa tenía en mente ¿querrías saber?


Perder la conciencia, aunque fuera por unos minutos, luego despertar y hallar al chico que me traicionó desvergonzadamente, un cuerpo pútrido bajo mis pies, los huesos de su calavera devorados por estas


hordas de hormigas que se arrastran sobre mi para devorarme también; y olvidar a ese anciano tras el cual corrí incansablemente por cinco largos años, con la esperanza de que me amara. Él realmente se parecía a mi padre, los rasguños en mi pecho lo confirman.

 

Sé que he arruinado tu soledad con inútil palabrería perturbadora, pero, aún podríamos hablar de cosas mejores, temas menos dolorosos. Podríamos hablar por ejemplo sobre las arañas que se amontonan a mi alrededor, cuyas sombrías cavernas visitaré, para descubrir porqué me han eludido por tanto tiempo, para ver las ruinas de antiguas osamentas y las serpientes agitando sus cascabeles en mi cabeza. Hablando de arañas, tienen grandes ventajas que tu gusto no apreciaría, conocidas solo por mis amigos, que son todos tontos y poetas. Sigo ahora sus movimientos con creciente entusiasmo; ellas son mayormente triangulares y oscuras, y nunca me miran cuando las “llamo”. Me alegra cuando siento el agitarse de las caídas en el campo de batalla de la vida o cuando veo alguna yacer quieta en ataúdes cubiertos de cristal. Pobres arañas. No son honradas por nadie, ni siquiera por mi. Por eso, es suficiente para mi observar –en éxtasis- a los escorpiones tomarse su tiempo para aguijonearme. Desnuda de todo, solo con esta blancura que me rodea, observo y recibo los aguijonazos sucesivos con envidiable serenidad.  Aunque tú, como yo, despertarías con esta nada sin comienzo ni final, y con estos ojos indolentes, y este cuerpo solitario ocupando esta oscuridad, y este pesado silencio sobre el pecho.

 

Quizá me he vuelto un fantasma capaz de moverme grácilmente en la oscuridad evadiendo los viejos muebles que atiborran la casa y hacen un gran cementerio de ella. Estaré conforme con esta virtud de la mentira que obtenido y que alabaré mientras me siento entre murciélagos que se precipitan desde las ruinas cercanas,


y me enfilo hacia el llamado infierno, y escucho suspicazmente a los que dicen “si aprendes demasiado perderás la intensidad de tus pasiones”. Quizá porque ya no confío en nadie. Intentaré entonces limpiar este polvo acumulado en las paredes y acariciar las serpientes que agitan fuertemente sus cascabeles, luego grabaré mi nombre en agua y falsificaré cosas para hacerlas más hermosas. Y claro que me alzaré por encima de las manchas rojas que hacen de mi una criatura sangrienta, sin piedad por nadie, no porque la piedad esté ligada al nihilismo –como dicen- o porque lleva a ningún lugar, sino porque no la veo como una virtud.
Volveré  a mi soledad y me haré más feroz y cruel, aunque la luz en mi habitación haya mermado considerablemente. Escucharé solo el pesado martillo agitándose mientras aleja las dolorosas historias que fluyen desde mi cabeza. No tiene sentido hablar de eso ahora; se convertirían en lastimosas bromas que nos llevarían a nada.


Entonces me entretendré observando, solo observando, estos ataúdes luego de haber fallado convertirme en guardia del camposanto.


Veras con tus ojos mis verdaderos rasgos y sabrás que la palabra es el menos engañoso de los espejos. Contigo seré liberada de mi cuerpo, esta tumba portátil. Créeme, cuando te digo honestamente que soy como tú, que he compartido uñas que pronto te descarnarán. Vociferaré al retirar la foto de mi amante, ese espantosa osamenta, y luego acabaré con mis sentidos, lo que debo hacer para convertirme en omnipresente y omnipotente.


Veré mi cadáver colgando, mitad cristo, mitad judas, y como tú, me reiré de todas las tragedias de la vida y confiadamente repetiré “lo que no mata te fortalece”.


Reiré desdeñosa de ese borracho (que raramente está despierto) cuando me llame de la habitación contigua y le diré orgullosamente que me he convertido en un gusano de cementerio que se regodea los unos sobre los otros devorando cuerpos sin vida.

 

Nagat Ali: nacida en El Cairo, Egipto en el año 1976.  Estudió en la Universidad Ain Shams obteniendo el título de Licenciada en Artes en el departamento de artes árabe de la Escuela de Artes en 1997. Posteriormente, ingresa en la Universidad del Cairo para estudiar una Maestría en Artes, en el departamento de artes árabe de la escuela de Artes en 2006. Recientemente, obtuvo el Doctorado en Artes, en el departamento de arte árabe de la escuela de Arte en 2013, con la tesis “el narrador en las novelas de Naguib Mahfouz”.

Mientras cursaba sus estudios universitarios trabajó como editora de libros árabes en el departamento de Publicidad del Alto Consejo de la Cultura, 1999-2015; y como reportera del Departamento de Cultura de la revista Al Hayat, 2004-2012.

Ha sido merecedora de diferentes premios por sus escritos, entre los que se encuentran:

- Festival Árabe de Beirut 39, 2009. Seleccionada como una de las mejores escritoras jóvenes en el mundo árabe.

- Premio del Ministerio de cultura de Egipto por su poesía en Egipto, 1998.

- Premiada por la mejor colección de poesía, A Supersticious Creature Adores Garrulousness, del Alto Consejo de la Cultura.

Entre sus publicaciones se encuentran: 2008.
Ali, Nagat. Like the blad of a knife. Collection of poetry.  Dar Nahada:
Beirut,  2010 .

Ali, Nagat. The Irony in the Short Stories of Yusuf Idriss. Criticism,
The Supreme Council   of Culture  : Cairo, 2009.                                                                                      

Ali,Nagat. Cracked Wall, General Egyptian Organization:
Cairo, 2006.

TOP ∧

Revista InComunidade, Edição de Julho de 2019


FICHA TÉCNICA


Edição e propriedade: 515 - Cooperativa Cultural, ISSN 2182-7486


Rua Júlio Dinis número 947, 6º Dto. 4050-327 Porto – Portugal


Redacção: Rua Júlio Dinis, 947 – 6º Dto. 4050-327 Porto - Portugal

Email: geral@incomunidade.com


Director: Henrique Dória       Director-adjunto: Jorge Vicente


Revisão de textos: Filomena Barata e Alice Macedo Campos

Conselho Editorial:

Henrique Dória, Alice Macedo Campos, Cecília Barreira, Clara Pimenta do Vale, Filomena Barata, Jorge Vicente, Maria Estela Guedes, Maria Toscano, Myrian Naves


Colaboradores de Julho de 2019:

Henrique Prior, Conselho Editorial, A. M. Pascal Pia ; Federico Rivero Scarani, trad., Adán Echeverría, Adelto Gonçalves, Adriane Garcia, Sérgio Fantini, Tadeu Sarmento, Atanasius Prius, Caio Junqueira Maciel, Clara Baccarin, Eduardo Madeira, Fábio Bahia, Federico Rivero Scarani, Francisco Gomes, Henrique Dória, Hermínio Prates, Indirá Camotim, Jean Sartief, Jennette Priolli, José Arrabal, Leandro Rodrigues, Leila Míccolis, Leonardo de Magalhaens, Luiz Eduardo de Carvalho, Marinho Lopes, Moisés Cárdenas, Nagat Ali, Ngonguita Diogo, Nireu Cavalcanti, Osvaldo Ballina ; Rolando Revagliatti, entrevista, Ricardo Ramos Filho, Roberto Dutra Jr., Waldo Contreras López, Wanda Monteiro


Foto de capa:

PAUL GAUGUIN, 'Two Tahiti women', 1899


Paginação:

Nuno Baptista


Os artigos de opinião e correio de leitor assinados e difundidos neste órgão de comunicação social são da inteira responsabilidade dos seus autores,

não cabendo qualquer tipo de responsabilidade à direcção e à administração desta publicação.

2014 INCOMUNIDADE | LOGO BY ANXO PASTOR