ANO 5 Edição 76 - Janeiro 2019 INÍCIO contactos

Moisés Cárdenas


Cuentos místicos

REYES

 

Acerqué mis pasos por aquel callejón de piedras y arena. Una luz tenue apareció a los lejos. Al final del mismo, encontré tres hombres ataviados con túnicas. El primero estaba vestido de gris y en la cabeza cargaba una corona de color azul con pequeños brillantes amarillos. El segundo llevaba puesto una capa dorada con toques morados, y prendas de seda color negro. El tercero tenía un turbante que lucía tres plumas blancas y poseía un abrigo de seda verde. Los tres se parecían a los astrólogos del Oriente.

 

Junto a ellos, se encontraba una mujer joven que vestía un amplio manto con perlas, llevaba puesto un calzado de cuero sujeto con cintas doradas.

 

Al verme, con amabilidad, me invitaron a que contemplara unas campanas y unas monedas de bronce que colgaba de un marco de madera.  Me acerqué para examinarlas y las toqué, de pronto giraron produciendo bellas melodías orientales; el sonido de un arpa se aproximó a mis oídos y quedé atrapado entre sinfonías viajeras.

 

 

 

 

 

 

MENSAJE

 

En una tarde lluviosa  mi amada Antonia y yo, nos resguardamos dentro de una galería. Allí encontramos una tienda con muchos libros apilados en su entrada.  -Voy a curiosear un poco- dijo ella al ver el negocio.

 

Me quedé afuera viendo la portada de los libros. Fijé mi atención en uno que estaba empastado en cuero color vino tinto. Lo tomé y al abrirlo observé que en sus páginas había dibujos de caballos alados.

 

Una fuerte brisa que salió de la tienda me sacó de mi ensoñación. Ingresé.

 

Vi colgados del techo: soldaditos de plomo, caballos de madera, cascos romanos, muñequitos medievales. Además había más libros, y estos estaban  acomodados en estantes.

 

Mientras mí compañera se entretenía con las telas de seda color violeta que colgaba de unas de las paredes, yo no dejaba de observar el lugar. -En la entrada están los mismos libros que se ven aquí- le dije susurrándole al oído.

 

Curiosa se acercó para verlos, la tomé de las manos y, juntos miramos con atención. Conseguimos uno de hojas desgastadas con portada de cuero negro. Lo abrimos con cuidado, frente a nosotros se desprendieron imágenes de Tierra Santa. Desde afuera una suave brisa entró. Cerramos el libro y nos dejamos envolver por el sueño.

 

 

 

 

 

 

EN ALGÚN PERGAMINO

 

Siempre sentí curiosidad por Las Santas Escrituras y de saber sobre las profecías, los cumplimientos históricos, el conocer sobre la vida de los profetas,  aprender la etimología de las palabras, sus significados ocultos, los números y las señales. Desde niño, mis padres me leían pasajes de La Biblia y me mostraban el vasto universo en noches brillantes de estrellas.

 

Cierto día, asistí a un encuentro  bíblico que se celebraba en un amplio salón de una casa antigua. En el centro colgaba una lámpara grande con bellos cristales y faroles de diversos contornos, que encendida, emitía mágicas luces de colores.

 

En el lugar las personas se encontraban sentadas en sillas de madera. El ambiente era jovial, cálido, cariñoso y amable; todos me ofrecieron sus sonrisas. Busqué un sitio para sentarme.

 

Los presentes voltearon su vista cuando se abrió la puerta. Un señor de estatura media, delgado, vestido con atuendo largo rojo de bordes amarillos brillantes y con sus pies descalzos avanzó por el salón colocándose en medio del público.

 

Sacó de una caja de madera unos libros.

 

-¡Entrego la biblia judía!- exclamó con voz suave.

 

Quedé pensativo y en silencio me pregunté ¿Biblia Judía? ¿Será  la Torah, el Talmud, los libros de los Salmos, los libros de los Profetas Mayores y Profetas Menores? Mientras meditaba en la Biblia Judía, miraba detalladamente al hombre desde mi asiento, esperando que llegara mi turno para que me diera un ejemplar.

 

Con una mirada angelical me la entregó. Era un precioso libro empastado en cuero color vino tinto con hojas doradas.

 

La abrí y al pasar las páginas llegué a la mitad donde tenía escrita la palabra Tanaj. Embelesado traje a mi mente todos los libros que había leído, las historias que me contaban mis padres, los documentales de la televisión, conversaciones con eruditos y especialistas en temas religiosos. Mi memoria buscó significados. Recordé que Tanaj también significaba Micra.

 

Ojeé sus páginas y hallé תַּנַךְ (que significa tanakh) Pronuncié: «lectura o lo que he leído». Descubrí que eran las letras iniciales hebreas de cada una de las tres partes que componen los veinticuatro libros de La Biblia Judía. De las páginas salieron Torá (תּוֹרָה) Nevi'im, (נְבִיאִים), Ketuvim (כְּתוּבִים).Pronuncié: «Instrucción, Profetas, Escritos». De  mis manos las hojas se desprendieron. Dejé el libro sobre la silla. Me levanté.

 

Caminé hacia una gran ventana que estaba al fondo del auditorio; desde allí contemplé las casas de barro de techo plano y una empinada montaña que estaban detrás de las viviendas.

 

El religioso pronunció con voz nerviosa:
 -Israel estará en peligro.

 

En ese momento entró una fuerte brisa y las velas se apagaron una a una. La puerta se abrió. El místico caminó muy despacio hacia atrás, despidiéndose con una mirada triste y extraña como si no fuera a volver.
Las luces titilaron, la gente en silencio salió cabizbaja y melancólica. Noté que en una silla de madera había un viejo pergamino. Despacio lo abrí. Estaba en blanco.

 

-Busca el libro de Abraham, el libro de Abraham- escuché una voz armoniosa.

 

Sentí consternación con aquellas palabras. Me embargó la soledad. Miré de nuevo el papel, traté de buscar respuestas. ¿Por qué estaba en blanco?

 

-Busca el libro de Abraham- escuché de nuevo.

 

Caminé hacía el centro del lugar. Cayó desde la lámpara una hoja amarillenta, desgastada por el tiempo. Tenía escrito חֲמִשָּׁה חֻמְשֵׁי תּוֹרָה, Jamishá Jumshei Torá (los cinco quintos de la Torá). 

 

-Busca el libro de Abraham- insistió.

 

Cerré los ojos. Una estrella resplandeció.

 

 

Moisés Roberto Cárdenas Chacón, nació en San Cristóbal, Estado Táchira, Venezuela, el 27 de julio de 1981. Poeta, escritor, profesor y licenciado en Educación Mención Castellano y Literatura.  Egresado de la ULA-Táchira.  Entre los años 2003 y 2005 fue extensionista universitario en los grupos Ularte, Geoadina, Araguaney y Voluntario Docente. En el 2006 estuvo de Presidente de la Asociación de Estudiantes de Castellano y Literatura (ASOCAST). Desde el 2003 al 2008, participó en los Encuentros Binacionales de Escritores de Colombia y Venezuela.

Mención de Honor en la categoría de “Poesía”, del LX concurso literario. Sociedad Italiana, “Unión y Benevolencia de San Pedro, 2018. Finalista de la décima edición del Concurso Internacional de Poesía el Mundo Lleva Alas, Editorial Voces de Hoy, Miami, Florida, Estados Unidos de América, 2018. Finalista en el IV concurso de narrativa para autores noveles Manuel Díaz Vargas 2016-2017 de Ediciones Alfar, España.

TOP ∧

Revista InComunidade, Edição de Janeiro de 2019


FICHA TÉCNICA


Edição e propriedade: 515 - Cooperativa Cultural, ISSN 2182-7486


Rua Júlio Dinis número 947, 6º Dto. 4050-327 Porto – Portugal


Redacção: Rua Júlio Dinis, 947 – 6º Dto. 4050-327 Porto - Portugal

Email: geral@incomunidade.com


Director: Henrique Dória       Director-adjunto: Jorge Vicente


Revisão de textos: Filomena Barata e Alice Macedo Campos

Conselho Editorial:

Henrique Dória, Alice Macedo Campos, Cecília Barreira, Clara Pimenta do Vale, Filomena Barata, Jorge Vicente, Maria Estela Guedes, Maria Toscano, Myrian Naves


Colaboradores de Janeiro de 2019:

Flávio Sant’Anna Xavier, Adán Echeverría ..., Adelto Gonçalves, Amoi Ribeiro, André Ricardo Aguiar, António Vera, Carlos Matos Gomes, Elisa Scarpa, Eunice Arruda, Federico Rivero Scarani, Geraldo Lavigne de Lemos, Henrique Dória, Hermínio Prates, Jandira Zanchi, Jorge Castro Guedes, José Ioskyn ; Rolando Revagliatti, entrevista, Leila Míccolis, Lenita Estrela de Sá, Leonardo Almeida Filho, Luanda Julião, Luca Argel, Luiz Otávio Oliani, Maria Emília Lino Silva, Mariana Sosa Azupian, Marinho Lopes, Moisés Cárdenas, Octavio Perelló, Ramón Peralta, Ricardo Ramos Filho, Salomão Sousa, Túlio Henrique Pereira


Foto de capa:

MARC CHAGALL, 'Le marchand de bestiaux', 1912.


Paginação:

Nuno Baptista


Os artigos de opinião e correio de leitor assinados e difundidos neste órgão de comunicação social são da inteira responsabilidade dos seus autores,

não cabendo qualquer tipo de responsabilidade à direcção e à administração desta publicação.

2014 INCOMUNIDADE | LOGO BY ANXO PASTOR