ANO 4 Edição 68 - Maio 2018 INÍCIO contactos

Inma Luna


Cuatro Poemas

No estoy limpia


No estoy limpia. Vengo de un cuento de hombres y mujeres tan verdad y mentira como cualquiera. No hace falta contar lo que se ve en mis brazos, lo amordazado de mis ingles. Tú sabes. Yo aprendo. Esa es la parte buena del negocio. Que estoy dispuesta. Quería decírtelo personalmente mientras te abro la boca para que puedas devorarme. Me pongo así en tus manos y empieza el juego. No estoy limpia. Atrás se quedan cosas que me han dejado estrías en la tripa, rayas blancas, brillantes, en las que puedes colocar tu lengua para que lama a trompicones la inexperiencia que dan los años, las señales que delatan mi edad de árbol.


Empezaré soplando el color de tu carne. La acercaré a mis labios, me hundiré en el sabor de cada trago como si fueras mi nutriente. Luego, cuando conozca tu grado de acidez, llegaré a más. No habrá contemplaciones. Seré una plaga de dedos que entren y salgan y arañen, froten, lleven y traigan líquidos y olores. Seré dientes que hagan crujir tus huesos y arrebaten las regiones más blandas. Seré una pierna dúctil y escurridiza anudada en tu origen. Me ensartaré en todos tus extremos hasta verme inundada.
No estoy limpia. Ya lo ves. No es necesario que me tapes ahora. No es necesario. No tengo nada que ocultar. Las manchas que arrastramos son las que nos dan forma. Ahora quiero que te quedes aquí, que me dejes hacer, que me dejes hacerme.

 

(No estoy limpia, Baile del Sol, 2014)

 

 

 

 

Tocarlo todo


Tocarlo todo,
la raspa herida del alcornoque,
el conejillo destripado,
su sangre.
Beberlo todo,
la clorofila de las hojas,
los líquidos amnióticos,
el agua fresca en la corriente,
el verdín estancado.
Probarlo todo,
respirar nubes de mosquitos,
chupar las piedras,
clavarse las raíces,
hundir los pies descalzos en el fango,
tan frío, doloroso.
No basta con mirar
hay que adentrarse
en los pozos oscuros,
en sus gritos.
Morder el gozo,
babeantes,
inocularse el virus,
acariciar los aguijones
rindiéndose al veneno.
Tocarlo todo,
embadurnarse en el poema,
en su saliva cáustica.
Tocarlo todo,
tocarlo todo.

 

(Un vago temblor de rodillas en el corazón, Ed. Crecida, 2015)

 

 

 

 

Apología del pelo revuelto


“Utilícese en seco para disciplinar los mechones rebeldes”
(En la etiqueta de la crema definidora de rizos Deliplús)
A qué viento esperamos,
a qué arrasador tsunami.
Hasta cuándo estaremos aquí
-peinados-
inconcebiblemente quietos.
Ellos lo saben,
tienen las herramientas,
dispensan suavizante,
lo utilizan en seco para disciplinar los mechones rebeldes.
Cuándo desbocaremos las melenas
y nos arrancaremos de cuajo las horquillas, las gomas, las coletas, los moños.
Cuándo nos alborotaremos de conciencia,
saldremos a la calle completamente despeinados
para recuperar la libertad del rizo,
para que nuestros sueños broten como las rastas indomables de Medusa.
Antes de que nos dejen alopécicos
promulguemos las bases de una revolución cosmética
lejos de toda mascarilla
o espuma moldeadora.

 

(Cosas extrañas que sin embargo ocurren, Ed. Cangrejo pistolero, 2013)

 

 

 

 

La gran ola

 

Es muy probable que no haya otra manera
Vivir dispuesta a todo
No enfrentarse
No agotarse en la lucha
Abrazar lo que venga
Con las branquias abiertas
Con el filtro instintivo del corazón
Estar preparada para la gran ola
La que se lleva todo por delante
Para la caricia de la ola chiquita
La que hace cosquillas en los pies
Saber que cualquier cosa me puede pasar
Que no existe emoción que nos esté vetada
Hay que fortalecerse en la fragilidad
Concebirse en la espuma de lo humano
No quiero que este chapuzón me sepa a poco
He de explorar negras profundidades
Para alcanzar tesoros
Hacer el muerto para que la marea me acune
Nadar veloz para sentirme poderosa
Secarme luego al sol
Y descansar por fin
En una playa hasta que me desagüe
Y así la arena y yo seamos solo una.

 

(Desde las entrañas, Baile del Sol, 2017)

TOP ∧

Revista InComunidade, Edição de Maio de 2018


FICHA TÉCNICA


Edição e propriedade: 515 - Cooperativa Cultural, ISSN 2182-7486


Rua Júlio Dinis número 947, 6º Dto. 4050-327 Porto – Portugal


Redacção: Rua Júlio Dinis, 947 – 6º Dto. 4050-327 Porto - Portugal

Email: geral@incomunidade.com


Director: Henrique Dória       Director-adjunto: Jorge Vicente


Revisão de textos: Filomena Barata e Alice Macedo Campos

Conselho Editorial:

Henrique Dória, Alice Macedo Campos, Cecília Barreira, Clara Pimenta do Vale, Filomena Barata, Jorge Vicente, Maria Estela Guedes, Maria Toscano, Myrian Naves


Colaboradores de Maio de 2018:

Henrique Prior, Adán Echeverría, Adelto Gonçalves, Alexandra Magalhães Zeiner, Alexandra Vieira de Almeida, Bruno Candéas, CARLOS BARBARITO, Carlos Vale Ferraz, Cássio Amaral ; Heleno Álvares, Cláudio B. Carlos, Cristian Barbarosie, Daniel Rosa dos Santos, Diniz Gonçalves Júnior, Fabián Soberón ; Will Moritz, trad., Federico Rivero Scarani, Fernando de Castro Branco, Filipe Papança, Gociante Patissa, Henrique Dória, Hermínio Prates, Inma Luna, Jandira Zanchi, Jean Sartief, João Aroldo Pereira, José Couto, José Gil, José Guyer Salles, Kátia Bandeira de Mello-Gerlach, Leila Míccolis, Leonardo Almeida Filho, Luanna Belmont, Lucas Perito, Luis Alberto Nogueira Alves, Marcelo Labes, Marcia Kupstas, Maria Estela Guedes, Marinho Lopes, Matheus Guménin Barreto, Moisés Cárdenas, Myrian Naves, Ngonguita Diogo, Nilo da Silva Lima, Noélia Ribeiro, Nuno Rau, Paulo de Toledo, Reynaldo Bessa, Reynaldo Jiménez ; Rolando Revagliatti, Ricardo Alfaya, Ricardo Ramos Filho, Silas Correa Leite, Tânia Diniz, Vera Casanova, Jayme Reis


Foto de capa:

CÂNDIDO PORTINARI, 'o lavrador de café', 1934.


Paginação:

Nuno Baptista


Os artigos de opinião e correio de leitor assinados e difundidos neste órgão de comunicação social são da inteira responsabilidade dos seus autores,

não cabendo qualquer tipo de responsabilidade à direcção e à administração desta publicação.

2014 INCOMUNIDADE | LOGO BY ANXO PASTOR