ANO 4 Edição 59 - AGOSTO 2017 INÍCIO contactos

Carlos Barbarito


Me fueron negadas… Y Otros Poemas

Me fueron negadas…

 

(Robert Frost)

 

Me fueron negadas las manos
y, debido a ello, el martillo y la guadaña;
qué mundo el mío, tan breve,
qué rápido surge el límite,
qué veloz ante mis ojos se alza el muro.
¿Cómo golpear la piedra para hallar su núcleo?
¿Cómo cortar la hierba para hallar tu vientre?
Así, de hora en hora, anónimo y solo.
Así, de año en año, por paredes blanqueadas,
suelos escarchados, infértiles latitudes;
a cada paso, el cielo bajo que me olvida,
la tierra alta que me lastima. 

 

 

 

De la abierta costa…

 

De la abierta costa de las ballenas, que
el tiempo grabó, deseoso de portentosos saltos
y portentosas olas, en tu espalda,
a tu mirada fija en un leve reflejo de luz
en un espejo; en medio,
lo que sabe mi nombre, que no soy yo,
lo que padece de dolor en la lengua, que soy yo.
De la cerrada pasión del adverbio, que
el viento arrastró, en alguna mañana temprano
antes de que la infancia perdiera su dominio
sobre hierbas y fulgores, a tu vientre,
fruto jamás desgajado y deseado con insaciable apetito
por las criaturas; en medio,
lo que ignora mi nombre, que soy yo,
lo que tiene cura con un solo remedio, que no soy yo.

 



Crujen las maderas…

 

Crujen las maderas en el silencio nocturno
y yo intento dibujar tu rostro.
Tal vez si mi boca se cerrara,
llegada la noticia, aunque sin confirmación ni asidero,
de remotas lluvias de panes y peces,
o se abriese para pronunciar
al menos una media verdad sobre el fruto,
el verbo librado de una mínima opacidad… ¿Y
la cantidad cierta, la respiración urgida,
el mar breve de los charcos que nos parecía el mar?
Amanece, otros ruidos ocultan los crujidos
hasta que todo se convierte en un único gran ruido
que innúmeras criaturas confunden con el silencio.
Fatigado, intento, casi sin esperanza,
al menos, dibujar cualquier rostro.

 

 

Se fragmenta la visión y se disipa…

 

Se fragmenta la visión y se disipa la profecía.
El agua deja de ser el Agua y los que duermen
ya no se reúnen para mirarse, desnudos, en el espejo.
Se ciñe la posible respuesta a un tallo débil
que la más mínima brisa parte.
Espesa sustancia que un caracol deja tras de si
y que alguien supone derramado de una piedra filosofal;
el sudor de los amantes no encuentra botella
capaz de contenerlo, y el beso se torna descifrable,
y,  en el momento en que cada cosa debiera emprender vuelo,
la tierra ejerce la más férrea dictadura.

 



¿Qué espacio ocupa la vida? Lo que fue…

 

¿Qué espacio ocupa la vida? Lo que fue
ya no es ni será, lo que es persistirá
no mucho más que un relámpago, lo que será
lo adivino islote en una mínima lámina;
¿qué debo ofrecer para que la torpe melodía,
pero melodía al fin, no se extinga?
¿Qué debo ajustar, qué descifrar,
cómo lograré avanzar de recinto en recinto,
de qué eje o punto ataré un extremo de la energía
para que del otro extremo cuelguen,
cabeza abajo, los hijos por la irradiación recién concebidos?

 

 


Relámpagos, tan seguidos…

 

Relámpagos, tan seguidos unos de otros que parecen uno;
puestos uno encima del otro,
en el momento de su máximo brillar,
son una irradiante columna cimentada en tierra
y dirigida hacia altas remotas regiones,
en cuya punta desayunan, sin encono, demonios, ángeles y arcángeles.

 


 

Fue por su mirada…


 
A Sila Chanto

Fue por su mirada, entregada
a la fragancia más distante; antes del ayuno
de toda sustancia, ya era posible y nutricia.
Hubo puente para cruzar y lo cruzó.
De un lado y del otro, su figura desnuda
entre figuras vestidas, alta criatura
que al extender la mano sostenía,
en pleno vuelo, a los colibríes.

 

 


El deseo es jardín…

 

El deseo es jardín, nunca aislado
y jamás abreviado. Allí,
quien oye percibe una voz más allá del coro;
bajo el suelo, un humus
del cual crecen tallos, hojas y frutos.
Una voz, anémona y golosina,
derramarás agua en mi aridez,
derramaré agua en tu aridez.
De ningún fuego, un fuego.
De ningún eco, un eco.
Se agranda, con orgullo, cuanto es tocado.
Y el resto se vuelve,
bajo las nubes fijas, plagiario.


 

 

Viaja conmigo aunque…

 

Viaja conmigo aunque yo no viaje.
Almuerza y cena conmigo aunque yo no coma.
Respira el aire que respiro pero lo que exhala es puro.
Canta un aria de felicidad cuando para mí es oscuro.
Acaricia como si fuese piel mi pena a la que nada recubre.
Es alba cuando en mi mente es crepúsculo.
Veo por su visión, compongo según su ritmo.
¿Debo llamarlo la vida cuando sopla aquí la muerte?
¿Debo dormir para que sueñe?
¿Debo soñar para que despierte?

 

 


A Picasso

 

¿Qué es eso que, en invisible presencia,
no le da tregua? Salido de sí o ensimismado,
su tarea es quitar, una a una, las máscaras
para hallar, debajo, otras máscaras
y, quitada la última, tal vez, su propio rostro.
¿Qué es esa figura a la que no logra dar alcance
y lo guía, aunque intente tomar otro camino,
al monstruo, que tanto mata como crea,
porque mata creando, porque crea dando muerte,
y que tiene sus ojos, y habla con su misma voz,
porque es él mismo y no otro?

 

Carlos Barbarito

TOP ∧

Revista InComunidade, Edição de AGOSTO de 2017


FICHA TÉCNICA


Edição e propriedade: 515 - Cooperativa Cultural, ISSN 2182-7486


Rua Júlio Dinis número 947, 6º Dto. 4050-327 Porto – Portugal


Redacção: Rua Júlio Dinis, 947 – 6º Dto. 4050-327 Porto - Portugal

Email: geral@incomunidade.com


Director: Henrique Prior       Director-adjunto: Jorge Vicente


Revisão de textos: Filomena Barata e Alice Macedo Campos

Conselho Editorial:

Henrique Prior, Alice Macedo Campos, Cecília Barreira, Clara Pimenta do Vale, Filomena Barata, Jorge Vicente, Maria Estela Guedes, Maria Toscano, Myrian Naves


Colaboradores de AGOSTO de 2017:

Henrique Prior, Alexandre Brandão, Almandrade, Bruno Brum, Caio Junqueira Maciel, Carlos Barbarito, Carlos Orfeu, Cecília Barreira, Denise Bottmann, Fabrício Brandão, Filipe Papança, Flávia Fernanda Cunha, Flávio Otávio Ferreira, Geraldo Lima, Helena Mendes Pereira, Henrique Dória, José Gil, Jussara Salazar, Lisa Alves, Lyslei Nascimento; Afonso Borges, Maria Toscano, Marinho Lopes, Miguel M. T., Moisés Cárdenas ; Gabriela Tamargo, Myrian Naves; Alberto Pucheu, Nilo da Silva Lima, Ricardo Ramos Filho, Rodrigo Vivas, Domingos Mazzilli, Ronald Augusto, Rosana Mont’Alverne, Rubens Zárate, Sandra Poulson, Vinícius Lima, Viviane de Santana Paulo


Foto de capa:

EDVARD MUNCH, 'Summer Night (Inger on Shore)', 1889.


Paginação:

Nuno Baptista


Os artigos de opinião e correio de leitor assinados e difundidos neste órgão de comunicação social são da inteira responsabilidade dos seus autores,

não cabendo qualquer tipo de responsabilidade à direcção e à administração desta publicação.

2014 INCOMUNIDADE | LOGO BY ANXO PASTOR